¿Sustituirán las "Legaltech" a los estudios jurídicos?
Sustituirán las legaltech a los estudios jurídicos

¿Sustituirán las “Legaltech” a los estudios jurídicos?

Carlos Hernández-fundador leywork

Escrito por Carlos Hernández

Puede ser que esta sea una pregunta que no genere tanto interés en la mayoría de los profesionales del derecho, al menos en los de América Latina, sin embargo, debería hacerse con más frecuencia en el medio jurídico. Los empresarios de taxi quizá no se cuestionaron sobre las innovaciones en su industria y en unos años las tecnológicas de la movilidad han tomado mucho terreno, todos conocemos esa historia.

“Gracias a estas herramientas, los profesionales del derecho tendrán la oportunidad de olvidarse de las ocupaciones rutinarias y repetitivas para centrarse en las tareas más nucleares, creativas y de alto valor de la práctica legal”

Legaltech y su impacto

Empezaremos diciendo que “Legaltech” es un término relativamente nuevo y para Latinoamérica, aún más. En países como EEUU, Inglaterra, Francia, España la ola de transformación digital está rediseñando el sector jurídico, desde asesorías, elaboración y revisión automatizada de documentos hasta predicción de resolución de casos.

Con todo esto llegando a pasos un tanto rápidos, la indiferencia o el miedo son las maneras en que se están tomando por algunos juristas. Las preguntas que surgen son, ¿sustituirán las Legaltech a los estudios jurídicos tradicionales? ¿Quedarán los abogados obsoletos? Pero, creo que además de estas interrogantes, los abogados deberían cuestionarse cómo los benefician estas tecnologías para ser más eficientes, creativos o para aprovechar mejor el tiempo. Además, cómo las Legaltech pueden abrir un mercado que puede ser aprovechado luego por los despachos tradicionales, es cuestión de verlo como una amenaza o una oportunidad.

¿Tecnología para sustituir o para ayudar?

Luego de ver el nuevo panorama que están generando las Legaltech, toca a los estudios jurídicos y abogados decidir si ven el vaso medio lleno o medio vacío, porque seamos honestos, cuando escuchamos de nuevas tecnologías o automatización tendemos a pensar en que estas nos van a sustituir y generamos cierto pánico o miedo sobre el futuro.

¿Quieres unirte a Leywork?

En ese punto quizá el problema no está en las mismas tecnologías, sino en nosotros por no reinventarnos aprendiendo nuevas habilidades para asumir los nuevos roles que se generan. Lo mismo deben plantearse los abogados y tomar las “Tecnologías Jurídicas” como un factor muy importante para lograr muchos beneficios tanto financieros como de productividad.

Moisés Barrio en el blog de The Conversation dice que la tecnología jurídica no acabará con los abogados, sino que solo facilitará su trabajo.

Gracias a estas herramientas, los profesionales del derecho tendrán la oportunidad de olvidarse de las ocupaciones rutinarias y repetitivas para centrarse en las tareas más nucleares, creativas y de alto valor de la práctica legal

Luis Miguel Gonzales en el economista dice que la transformación digital y la innovación en la abogacía están íntimamente ligadas desde la óptica de Joel A. Gómez Treviño, ya que, para seguir siendo competitivos en un mercado dominado por la constante evolución tecnológica, los abogados necesitan transformar digitalmente su práctica profesional e innovar la manera en cómo brindan sus servicios.

¿Qué está pasando en otras industrias?

La situación de las Legaltech y los despachos tradicionales es similar a lo que está pasando con las “Fintech” y la banca. Talvez el ritmo de crecimiento de estas últimas es más acelerado pero las señales son muy parecidas.

Al principio a las Fintech se las tomó como incipientes por parte de la banca, pero tan solo unos años más tarde han tenido que tomarlas en serio a tal punto de que algunos grandes bancos han comprado fintechs o desde adentro han desarrollado sus propias iniciativas fintech, algunas exitosas y otras han sido fracasos. Lo cierto es que han tomado acción, al menos los bancos con más recursos, para aprovecharse de los nuevos mercados que las fintechs están generando.

Quizá este sea el proceso de las Legaltech y los estudios jurídicos tradicionales, bueno, no lo sabemos, el tiempo lo dirá. Lo cierto es que ambos tendrán que adaptarse las nuevas formas de ofrecer servicios y pelear en el mercado por los clientes.

¿Qué creemos nosotros?

A pesar de que la tecnología es parte de nuestras vidas, sigue habiendo mucha resistencia al uso de la tecnología en el sector jurídico, los abogados no se sienten cómodos ni se ven dejando algunas tareas diarias que pueden ser realizadas por un algoritmo.

Les cuesta pensar que se pueden ofrecer asesorías por un chat o que pueden hacer cobros mediante un sistema electrónico. Sin embargo, creemos que a medida que avancen este nuevo tipo de empresas los estudios jurídicos y abogados empezarán a poner las barbas en remojo para adaptarse. Aunque hay otro actor fundamental en esta nueva ecuación, los consumidores, sean personas o empresas, que juegan un rol determinante en esta ola Legaltech, pero de ellos hablaremos en otro post.

¿Te gustó este post? Corre la voz y compártelo en tus redes sociales

Related Posts